Logotipo
  • 7 razones para hacer mountain bike

    Cuando hablo de aventuras, hablo de días como el de ayer, días que se quedan en la memoria de uno por muchos años, tal vez para siempre.

    Alguna gente nos pregunta y a veces nos preguntamos nosotros mismos: ¿Porque nos gusta tanto el mountain bike? ¿Porque nos pegamos estas palizas que a menudo nos dejan a borde de desfallecimiento? ¿De donde salen estas caras de felicidad que ponemos después de una buena pedalada? Y la pregunta mas frecuente, la que suele surgir en la cabeza de uno cuando ya lleva una buena cantidad de kilómetros en las piernas y está allí, en medio de la nada: ¿Que coño hago aquí?

    Podemos intentar responder a estas preguntas hablando de un estilo de vida, de una moda, de un entretenimiento saludable, de la necesidad de superación y cosas por el estilo. Pero la única respuesta válida la encontramos en los 55km de la ruta que nos llevó de Ajuy a Ajuy pasando por Aguas verdes y Las Peñas.

    Ajuy-002Todo se habló los días previos. Hacía demasiado tiempo que no salíamos del norte de nuestra querida isla. Llegó el momento para una incursión a la zona central y a la desierta costa oeste. Antes de las ocho de la mañana estabamos metiendo las bicis en la vieja furgoneta, desplegando enormes mapas topográficos tipo militar, discutiendo si esta o aquella línea significa camino, barranco o otra cosa. El viaje hacia el punto de partida se nos pasó rápido entre risas y animada charla. A todos se nos notaba expectativos, ansiosos por dar los primeros pedales.

    Ajuy es un pequeño pueblo de pescadores que cuenta con un par de bares donde se pueden comer platos y tapas muy de aquí. Llegamos cuando los camareros empezaban a montar las terrazas y nos miraban de reojo mientras nos poníamos los cascos, comprobábamos la presión de los neumáticos y discutíamos donde empezaba nuestro camino. Creo que los pobres ya sospechaban que a nuestra vuelta les íbamos a vaciar las despensas y los barriles.

    No les voy a aburrir con una descripción técnica y exacta del recorrido. No es necesario. Tampoco intentaré plasmar en unas breves frases la belleza del paisaje porque es imposible. Solo les diré que hemos disfrutado como unos enanos de la gran variedad de terrenos y distintos tipos de senderos que nos ha ofrecido esta ruta. En algúnos momentos nos vimos obligados subirnos la bici al hombro y trepar barranco arriba como las cabras. No nos importó en absoluto. Todo valió la pena y la recompenza era la fluída a la vez que técnica bajada hacia Betancuria y Vega de Río Palma.

    Y ¿porque nos gusta tanto el mountain bike? ¡Por el hambre y la sed que nos da! ¡Por las croquetas de pescado, el pulpo y el queso de cabra!

    Seguimos pedaleando.

    Ajuy-006

    Ajuy-004

    Ajuy-005

    Ajuy-007

    Ajuy-008

    Ajuy-009

    Ajuy-010

    Ajuy-011

    Etiquetas: , ,

    Jirko Valenta

    Fuerteventura Mountain Bike © 2014 by Waarket web Designer